Siguiendo una metodología validada ampliamente en diferentes contextos de América Latina y el Caribe, cada uno de los temas incluuidos en los programas formativos, propicia la conexión con la realidad personal, el análisis de género del entorno, la discusión del conocimiento adquirido, la reflexión personal, el aprendizaje de conceptos y pequeñas propuestas de acción transformadora. Este diseño parte de la validación local realizada previamente en numerosos contextos y de la mano de aliados y aliadas cuyos créditos son reportados en cada metodología que se comparte. Este diseño implica mucha investigación, diálogo con colegas, revisión bibliográfica en el país, entrevistas a informantes clave, talleres de validación con hombres y mujeres y trabajo de campo en variados contextos.

El diseño pedagógico propone diversas metodologías como: ejercicios de auto-observación, trabajo de campo, lecturas sugeridas, historias de vida, discusión conceptual, con el objetivo de provocar la integración vital de los nuevos contenidos, tanto en la propia vida como en los contextos  socioculturales de quienes participan de los procesos de formación. 

Un elemento importante que influye en el proceso vivencial que propone el enfoque integral en masculinidades es la percepción de confianza en otros hombres. Por ello es importante ubicar a varones con procesos de género y masculinidades que puedan ofrecer su presencia, participación y testimonio. No buscamos hombres perfectos, sino hombres honestos y abiertos a los cambios.

La capacidad de transformación de cada hombre está relacionada a su vida interior e influida por su contexto familiar y social. Junto a la propia subjetividad y creencias, reconocemos una serie de obstáculos objetivos que hay que considerar a la hora de motivar al cambio: muchos  hombres están fuertemente preocupados por las eventuales burlas, acusaciones de ser homosexual, llamados a la tradición por parte de líderes, chismes de la comunidad, cosas que vienen no sólo de otros hombres, sino también de mujeres, muchas veces de su círculo más cercano. Si estos obstáculos son reconocidos y expresados, el camino para superarlos se allana y puede haber soluciones colectivas y de mutuo apoyo.

Los cambios en los procesos con hombres sobre masculinidades no son fáciles ni rápidos. Sus indicadores no son los bonitos discursos, ni las acciones políticamente correctas frente al equipo facilitador. Los cambios se validan día con día, cuestan mucho esfuerzo y a veces vienen con preguntas incómodas y rupturas dolorosas. Pero una vez iniciados, ya no se detienen y buscan consolidarse con hombres y mujeres aliadas. Nuestra esperanza es que los equipos, más que “salir del compromiso”, estén dispuestos a permanecer en él, como aliadas y aliados de mucha cercanía.


premper agencia web
Diseño de páginas web El Salvador, Honduras, Costa Rica, Guatemala, Uruguay